¿Qué es un "Protocolo de Respuesta de Emergencia"?

Un Protocolo de Respuesta a Emergencia es un plan que se puede desarrollar para un estudiante elegible para educación especial, si el distrito y los padres acuerdan que se necesita una planificación anticipada para posibles emergencias.

Un Protocolo de Respuesta a Emergencia podría incluir información sobre las necesidades médicas, sensoriales o de salud del estudiante, y cualquier precaución especial que debería tomarse si se considerara necesaria la restricción o el aislamiento.

En 2015, la ley del estado de Washington cambió para prohibir que el IEP y los equipos 504 planifiquen con anticipación para usar la restricción o el aislamiento, a menos que las necesidades individuales de un estudiante requieran una planificación educativa avanzada más específica y los padres o tutores del estudiante estén de acuerdo. Las familias y los educadores estaban preocupados de que permitir que las escuelas planifiquen el uso de la restricción y el aislamiento podría aumentar la posibilidad de uso excesivo.   

Actualmente, la ley permite la planificación anticipada para el uso de estas medidas de emergencia solo si un distrito escolar y un padre acuerdan que es necesario.   

El distrito no puede exigir a los padres que den su consentimiento a un Protocolo de respuesta de emergencia.

La negación de un padre de consentir o firmar un Protocolo de Respuesta a Emergencias no significa necesariamente que un niño no será restringido o aislado. Una escuela aún podría usar la restricción o el aislamiento, si es necesario, en una emergencia, para evitar una probabilidad inminente de daños graves.

Si un padre y un distrito acuerdan desarrollar un Protocolo de Respuesta a Emergencias, el padre debe dar su consentimiento por escrito para que se usen estos protocolos. Incluso si los padres y el distrito acuerdan un Protocolo de Respuesta a Emergencia, el uso de restricción o aislamiento solo se permite cuando sea necesario para evitar una probabilidad inminente de daños graves. Además, la escuela aún debe notificar a los padres de cada incidente de restricción o aislamiento dentro de las 24 horas (verbalmente) y dentro de los 5 días hábiles (por escrito). 

Un Protocolo de Respuesta a Emergencia no puede tomar el lugar de un Plan de Intervención de Comportamiento positivo.

Cualquier estudiante cuyo IEP incluya un Protocolo de Respuesta a Emergencia también debe tener un Plan de Intervención Conductual. El equipo de IEP del estudiante debe trabajar activamente para reducir o eliminar cualquier necesidad de restricción o aislamiento. Si restricción o aislamiento ocurren, el equipo debe seguir los pasos de seguimiento para revisar el incidente y hablar sobre cómo podría evitarse cualquier otra necesidad de restricción o aislamiento.

Vea la Pregunta 13 para obtener ideas sobre la resolución de problemas cuando un estudiante es restringido o aislado repetidamente.  

OSPI ha desarrollado un modelo de formulario de Protocolo de Respuesta a Emergencias. Puede encontrarlo en la página de Modelos de formularios de OSPI para Educación Especial, aquí: http://www.k12.wa.us/SpecialEd/Data/ModelStateForms.aspx.  

Puede leer más sobre las estrategias para abordar el comportamiento, incluidas las evaluaciones de comportamiento funcional y los planes de intervención de comportamiento en La Guía para Padres de Protección de los Derechos Educativos de los Estudiantes con Discapacidad en Escuelas Públicas de OEO, disponible en nuestra página de Publicaciones.